_

Osteopatía Craneosacral

Es una terapia holística que trata el cuerpo en su conjunto. Se basa en la capacidad de auto sanación del cuerpo, siendo el osteópata el que ayuda y agiliza esa inteligencia de sanación inherente en el ser humano, pero que está bloqueada y/o anulada.

La terapia Craneosacral se basa en el principio de la existencia de una pulsación rítmica y sutil que emerge a los tejidos y fluidos desde el núcleo del cuerpo, que se denomina Impulso Rítmico Craneal.

Este impulso puede ser percibido como un movimiento respiratorio sutil en todas las estructuras que componen el sistema craneosacral (encéfalo, médula espinal, liquido cefalorraquídeo, meninges, huesos craneales, pelvis y sacro), y se transmite también a todos los órganos y tejidos corporales.

La potencia y calidad con que emerge y se transmite este impulso a todo el organismo determina su estado de salud y vitalidad.

La osteopatía craneal está enfocada al tratamiento de los problemas relacionados con la estructura ósea del cráneo y la mandíbula, con la enorme importancia que estas ejercen sobre el sistema nervioso central y autónomo, sobre la postura y sobre determinadas funciones.

_

TERAPIA

La terapia que se aplica consiste en desatar las compresiones y restricciones para así restablecer el funcionamiento del sistema. Se trata de aplicar un sistema de terapia manual suave y profundo que ayuda a restablecer los procesos naturales de reequilibrio y curación del cuerpo.

Las restricciones del sistema craneosacral tienen su origen en traumas en la cabeza, ya sea por caídas significativas cuando se era pequeño, o en cualquier momento de la vida, por accidentes, golpes en la cabeza o por el mismo proceso de nacimiento (especialmente si se usaron “fórceps”).

Estos traumas causan compresiones de los huesos craneales que suelen producir restricciones a la membrana que cubre el cerebro.

La terapia Craneosacral se aplica manualmente sobre dicha membrana y el cordón espinal de una forma sutil, sin procedimientos invasivos.

El especialista en Osteopatía detecta las zonas de bloqueo o inmovilidad, que indican tensión y mal funcionamiento y aplica dicha terapia de forma suave y segura, sin consecuencias adversas para cualquier persona, desde infantes hasta ancianos.

_

TÉCNICAS

Durante la sesión el paciente siente el contacto ligero de las manos del osteópata que trata de escuchar los movimientos sutiles del cuerpo, sus ritmos, pulsaciones y patrones de congestión y resistencia. Esta escucha proporciona información importante sobre el funcionamiento de la persona en su totalidad.

En respuesta a golpes físicos, o tensiones, problemas emocionales, etc., los tejidos del cuerpo se contraen. En ocasiones, dicha contracción, sobre todo si el golpe ha sido fuerte o el trauma emocional intenso, queda contenida en el cuerpo, limitando su buen funcionamiento, y creando restricciones que provocan problemas que pueden durar años.

El movimiento craneosacral las refleja como áreas de congestión o restricción y el profesional de osteopatía puede percibirlas, identificar su origen y trabajar con ellas.

La terapia Craneosacral es tan suave y segura que es apropiada para personas de todas las edades, desde ancianos hasta niños y bebés, así como durante el embarazo y posparto, después de una operación, un accidente o en condiciones de fragilidad.

En la sesión se liberan las tensiones y el paciente siente una relajación muy intensa, esa relajación al mismo tiempo le permite incrementar su vitalidad y reactivar sus recursos de auto curación.
Cuando se liberan las tensiones, se libera también la energía que antes se utilizaba para mantener la contracción. Por lo tanto, uno de los beneficios de esta forma de terapia corporal es aumentar nuestro nivel de energía, pudiendo también producir una relajación más profunda.

Esta curación no solo es a nivel físico, también emocional. Se consigue estar más receptivo con el propio cuerpo, a identificar mejor los mensajes que envía, sobre todo en circunstancias de la vida que nos provocan estrés y ansiedad, como toma de decisiones pendientes, situaciones que no podemos controlar y debemos aceptar, etc.

El complejo cuerpo-mente es un sistema espontáneamente auto-organizado que, al recibir la información correcta de su propio desequilibrio, tiene la capacidad de equilibrarse por sí mismo.

Siguiendo este principio fundamental, el osteópata nunca impone nada sobre el cuerpo del paciente, ni fuerza a su organismo a hacer algo para lo que todavía no está preparado.

La terapia es muy suave y segura, es buena para todo tipo de edades.

_

SÍNTOMAS

La terapia Craneosacral se aconseja en el tratamiento de las siguientes alteraciones:

• Alteraciones de la ATM

• Ansiedad

• Ataxias

• Cefaleas

• Estrés

• Hernias

• Hiperactividad

• Insomnio

• Jaquecas

• Lesiones deportivas

• Lumbago

• Migrañas

• Nauseas

• Neuralgias

• Parálisis facial

• Problemas digestivos

• Secuelas de accidentes

• Sinusitis

• Vértigos

• Zumbido en los oídos

Generalmente es necesario realizar varias sesiones para obtener todos los efectos beneficiosos que esta terapia puede ofrecer.